ILIP por el medio ambiente Y la responsabilidad social corporativa (RSC)

Políticas de RSC y
plan de sostenibilidad corporativa 2020-2022

Como complemento a nuestra política de sostenibilidad medioambiental de productos, basada en las 3R (reducción del uso de materias primas y del desperdicio alimentario; reciclaje de los embalajes de plástico para poder reutilizar las materias primas en un marco de economía circular; y uso de recursos renovables como los bioplásticos), ILIP presenta sus políticas de RSC y un nuevo plan de sostenibilidad corporativa para 2020–2022.

La investigación dirigida a una mejora constante de la sostenibilidad medioambiental es parte del ADN de ILIP. Basta con observar la cronología que figura más abajo y en la que se detallan las etapas principales de nuestra evolución.

time-line ilip enviroment suistainability

Considerando el concepto de sostenibilidad en su más amplia acepción (que comprende no solo la dimensión medioambiental, sino también la económica y la social) e inspirándonos en la lista de 17 objetivos de desarrollo sostenible elaborada por las Naciones Unidas (que figuran más abajo y que pueden consultarse en detalle haciendo clic sobre cada imagen)

i 17 obbiettivi di sviluppo sostenibile

ILIP ha identificado una serie de ámbitos en sus propios procesos productivos y corporativos que pretende estudiar y convertir en objetivos de mejora.

Dichos ámbitos toman como base el «Código ético» del grupo (que define, entre otras cosas, la forma de actuar en los negocios, las políticas de respeto por las condiciones de empleo y la igualdad de oportunidades y las conductas no tolerables en los centros de trabajo) y van desde la protección del medioambiente y la reducción del impacto medioambiental de nuestras propias actividades y productos durante su fabricación (controlando el consumo energético, limitando las emisiones de CO2 y fomentando el desarrollo de métodos de recuperación de materiales a nivel interno) hasta la reducción de los accidentes y enfermedades laborales (promoviendo una cultura corporativa orientada a la prevención de riesgos, incidentes y emergencias e integrando la gestión de la salud y la seguridad en todos los procesos de la empresa).

Hasta la sensibilización de la cadena de valor, desde los proveedores a los clientes (y, en la medida de lo posible, también a los consumidores) mediante elecciones conscientes que tengan en cuenta el impacto medioambiental (el de los productos certificados por estudios de laboratorios especializados o declaraciones medioambientales de productos o EPD y el de las actividades realizadas), la calidad de los productos, la salud y seguridad de los trabajadores y la seguridad de los consumidores.

El Sistema de Gestión Integrada ha definido unos objetivos (KPI) claros y mensurables que se monitorizarán hasta lograr una mejora continuada de los resultados.

En lo que respecta a la protección del medioambiente, ILIP se compromete a monitorizar el impacto de sus actividades a lo largo de toda la cadena productiva y también a considerar la sostenibilidad medioambiental como un factor básico (junto a los técnicos y los económicos) a la hora de tomar decisiones.

La empresa se compromete igualmente a trabajar de forma respetuosa con el medioambiente utilizando para ello las mejores tecnologías disponibles y garantizando un uso eficiente de la energía, de los materiales y de los recursos naturales.

Un objetivo esencial es la reducción del impacto medioambiental mediante programas y proyectos específicos en toda la cadena de valor, desde las materias primas a los centros de producción y la logística.

A tal fin, cabe señalar que, con la adopción del ALMACÉN AUTOMÁTICO (que tiene capacidad para 60.000 palets), ILIP no solo mejorará el servicio a los clientes, sino que, además, al estar ubicada dicha instalación junto al centro de producción, se evitará la necesidad que existe actualmente de transferir productos a almacenes externos. En 2019, esos transportes (8501 en total) supusieron un total de 283.380 km y 300.000 kg de emisiones de CO2. Además, el almacén contará con la protección de un innovador sistema antiincendios mediante reducción de oxígeno que no solo protegerá los productos, sino también el medioambiente y las comunidades circundantes.

Lea nuestro document Compromiso con la Sostenibilidad.

Reducir

En Ilip nos esforzamos a diario para reducir el uso de materias plásticas disminuyendo el espesor y el peso de los embalajes sin comprometer sus prestaciones. La bandeja para productos hortofrutícolas B19NR es un claro ejemplo, porque pesa un 20,7% menos respecto al modelo precedente y garantiza una resistencia a la compresión indudablemente menor. Además de evitar el derroche de materias primas, nos esforzamos también para reducir el derroche de alimentos proyectando unas soluciones que mejorar la shelf life de los alimentos.

El embalaje sostenible es “fit4purpose”: más frescura, menos derroche.

El impacto medioambiental de un embalaje solo se puede definir en relación con el alimento que contiene y con la función que desarrolla. Por esto es necesario buscar el equilibrio entre el “subembalaje” y el “sobreembalaje”: el embalaje eficiente protege la comida de manera óptima, prolongando la shelf life y reduciendo al máximo el derroche alimentario y el impacto medioambiental. Ilip sostiene la investigación científica que estudia el papel que desempeña el packaging en la conservación de la comida con el objeto de reducir el derroche de alimentos.

Además, fuimos los primeros productores de embalajes de plástico termoformado que se unieron a la iniciativa Save Food.

Reciclar

La integración vertical del RPET: Un ciclo cerrado que abre el medio ambiente.

ILPA es un caso concreto de economía circular, entre los pocos grupos en Europa que han integrado verticalmente el ciclo del RPET de las botellas postconsumo a un nuevo embalaje, garantizando el origen y la trazabilidad. Se ocupa de la última parte del proceso: el termoformado de las bobinas para realizar embalajes alimentarios de R-PET con un contenido medio de reciclaje del 80% y con la posibilidad de realizar también embalajes 100% RPET.
Reciclamos unas 30.000 t de PET postconsumo al año para obtener materia prima secundaria, evitando la producción de la misma cantidad de PET virgen que, en términos de emisiones dei CO2, corresponde a unos 75.000.000 kg de CO2 eq.(*)

Por esto somos los verdaderos campeones de la economía circular.

(*) GWP: 1 Kg PET bottle grade = 2,51 Kg CO2 eq. (PlasticsEurope Eco-Profile and EPD PET bottle grade May 2011)

Recursos renovables

Los recursos renovables como los bioplásticos son unas alternativas válidas a los polímeros fósiles. Por este motivo muchos productos de nuestro surtido se realizan con PLA y Mater-Bi® y son compostables y biodegradables.

Desde 2002 hemos estado usando bioplásticos para producir vajillas desechables y de embalajes para gastronomía y envases de frutas y verduras. Todos nuestros artículos son certificados compostables y cumplen con la NORMA EUROPEA EN 13432. La vida útil de estos productos termina en reciclaje orgánico (compostaje cuando sea apropiado y disponible) y el resultado de este proceso es el compost.

Compostabile
All. 1b. LOGO COMPOSTABILE CIC IN HD

Si te preocupa la sostenibilidad, elige Ilip Bio.

Si desea conocer más sobre las características de los productos ILIP BIO, lea el manual IlipBio for the Environment (en inglés).